Desarrollo del sector salud en México

Mar-Abr, 2014  |  Innovación y competitividad

Visión integral

La palabra “salud” proviene del latín salus que significa “estar en condiciones de poder superar un obstáculo”. La OMS define el término como el estado de perfecto bienestar físico, psíquico y social; es decir, no basta con la ausencia de lesión o enfermedad. Así, estar sano permite el cumplimiento de metas en ámbitos personales diversos y actúa como motor de la economía mediante la productividad laboral. Una buena salud es fundamental para el desarrollo personal de los individuos y el crecimiento económico del país.

Para que el sistema de salud en México pueda brindar servicios y productos efectivos y de calidad se requiere la convergencia entre varios actores: reguladores, prestadores de servicios, intermediarios, proveedores y la población en general. Por lo tanto, conocer cómo se conforma el sector en México, y los retos y acciones posibles es fundamental para avanzar hacia mejores instituciones y una mejor calidad de vida.

El sistema de salud en México

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el sector salud en México está conformado por organizaciones que brindan servicios (p. ej. consultas y seguros médicos) y productos (p. ej. medicamentos y prótesis); las cuales realizan actividades características o conexas:

Actividades características: Actividades económicas productoras de bienes y servicios relacionados directamente con la prevención, rehabilitación y mantenimiento de la salud.

• Servicios

- Servicios médicos de atención ambulatoria: Consultorios médicos, dentales y otros.

- Centros y residencias para el cuidado de la salud y de asistencia social

- Actividades auxiliares del cuidado a la salud

- Servicios hospitalarios: Generales, psiquiátricos y para el tratamiento de abuso de sustancias, y de especialidades.

- Administración de la salud pública: Federal y estatal.

• Bienes para el cuidado de la salud

- Fabricación de medicamentos

- Fabricación de lentes

- Fabricación de materiales de curación

Actividades conexas: Actividades económicas que de una u otra manera contribuyen a la prevención, curación y rehabilitación de la salud o a mejorar la prestación de los servicios de atención a los usuarios.

• Servicios:

- Comercio de bienes relacionados con la salud

- Seguros médicos privados

- Investigación y desarrollo para el cuidado de la salud

- Formación de personal para el sector salud

- Otros servicios relacionados con el cuidado de la salud

• Bienes para el cuidado de la salud

- Edificaciones para servicio médico y asistencial

- Fabricación de bienes para el cuidado de la salud: Incluye productos como estetoscopios, termómetros y publicaciones en materia de salud.

- Fabricación de otros bienes relacionados con el cuidado de la salud.

En 2011, las actividades características aportaron 383, 223 millones de pesos (3.0%) al Producto Interno Bruto (PIB) y las actividades conexas 111, 326 millones (0.9%). Por su participación en el PIB, la rama más importante de las actividades características del sector salud en México es la de los servicios hospitalarios, seguida de los servicios médicos de atención ambulatoria y la fabricación de medicamentos. De acuerdo a datos de 2008 y 2011, únicamente la fabricación de medicamentos muestra un decremento en su aportación al PIB, las demás sub-clasificaciones aumentaron su contribución (Figura 1).



Figura 1. Aportación al PIB de los servicios y bienes de las actividades características del sector salud en México, 2008 y 2011. Valores en precios constantes de 2008.
Fuente: Elaboración propia con datos de INEGI.


De las actividades conexas la más importante es el comercio de bienes relacionados con la salud, seguido de la formación de personal y la fabricación de otros bienes relacionados con el cuidado a la salud. En su mayoría las sub-clasificaciones aumentaron su participación en el PIB, con excepción del comercio de bienes relacionados, que disminuyó su participación de 2008 a 2011 (Figura 2).



Figura 2. Aportación al PIB de los servicios y bienes de las actividades conexas del sector salud en México, 2008 y 2011. Valores en precios constantes de 2008.
Fuente: Elaboración propia con datos de INEGI.


En relación con el gasto en salud durante el año 2011, el monto aportado por instituciones como IMSS, ISSSTE e ISSFAM constituyó el 28.1%. A su vez los gobiernos federales y estatales participaron con 9.5 y 15.8% respectivamente; en su conjunto el sector público representó 53.3% del gasto en salud (2.1% más que el año anterior). Por otro lado, los hogares realizan pagos directos equivalentes al 41.6%, el restante 5.0% corresponde a las otras fuentes de financiamiento privado, que incluyen a empresas de seguros de gastos médicos con 1.2%, además de las sociedades y las Instituciones Sin Fines de Lucro al Servicio de los Hogares (ISFLSH) que representaron 3.8%. Es decir, en total el sector privado participó con 46.7% del gasto (Figura 3).



Figura 1. Gasto total en salud de las fuentes de financiamiento. Porcentajes, 2011.
Fuente: INEGI con metodología de SC-OCDE. Datos preliminares.


Los retos y las acciones

Las actividades y productos del sector salud en México han dado como resultado que, de 1930 a la fecha, la esperanza de vida de los mexicanos aumente 40 años y la tasa de mortalidad se reduzca de 27 a casi 6 defunciones por mil habitantes. Sin embargo, las características demográficas y epidemiológicas recientes han dado lugar a nuevos retos que resolver.

Por una parte, el estilo de vida ha aumentado la frecuencia de aparición de enfermedades conocidas como crónicas-degenerativas, las cuales en su mayoría no son curables y por ello generan un efecto importante a largo plazo en el gasto de las familias. Actualmente, en el país las causas más frecuentes de muerte en personas con más de 35 años son: diabetes mellitus, enfermedades isquémicas del corazón y enfermedades cerebro-vasculares.

En las décadas de los años ochenta México mostraba una pirámide poblacional que concentraba mayormente a personas entre cero y 20 años. En los últimos años, la tasa de fecundidad disminuyó de 7 hijos por mujer en 1970 a 2.1 en 2008. A partir de estos y otros factores, la CONAPO estimó que para 2050 las personas de 45 años constituirán la parte más densa de la población, dados los niveles de prevalencia de enfermedades crónico-degenerativas, esta situación es una de las principales amenazas del sistema de salud mexicano.

En este contexto, existen diversas acciones que deben ser emprendidas. De acuerdo a la investigación “Convergencia y Oportunidades en el Sector Salud”- Doing Bussines en México de PwC, algunas acciones tendientes a enfrentar los retos en los próximos años son:

Prevención y atención temprana: Según cifras de 2010 de la Secretaría de Salud, el 30% de la población mexicana tiene obesidad y 70% sobrepeso. El costo indirecto por la pérdida de productividad por estas patologías aumenta 13.52% en promedio anual. Ante este panorama las empresas comienzan a realizar esfuerzos para mejorar la salud de su personal, con la intensión de reducir el ausentismo y mejorar la productividad. Los Programas Wellness pueden ser una buena guía para promover estados de salud adecuados a costos accesibles.

Modelos de atención alternativos y eficiencia en el gasto público: Este punto está altamente relacionado con acciones a nivel gubernamental como son las políticas públicas. Pero también existe acciones que pueden ser emprendías por las instituciones de salud; por ejemplo, la tecnología juega un papel muy importante: el uso de aplicaciones médicas se ha extendido ampliamente a nivel mundial y representa una herramienta interesante para médicos y pacientes, sobre todo en temas de dosificación, control y medición. El uso de estas aplicaciones en iPhone aumentó 300% de 2009 a 2012.

Integración de los sectores, público y privado, en el proceso de atención a la salud: Aunque se ha avanzado mucho en la cobertura de los servicios de salud aún queda mucho que hacer, sobre todo en zonas de difícil acceso. Una alternativa para incrementar la cobertura y calidad de dichos servicios es el establecimiento de contratos de prestación de servicios (PPS), los cuales incluyen financiamiento privado. Hasta 2012, bajo esta modalidad, en México existían tres hospitales Regionales de Alta Especialidad federales, y tres hospitales estatales en etapa de construcción. Este tipo de mecanismos de integración entre el sector público y privado representa una gran oportunidad para los inversionistas potenciales, pero también para los usuarios de servicios médicos, ya que la participación de ambos sectores puede incrementar el número y calidad de los servicios prestados.

Medicina personalizada: La medicina personalizada dio un brinco con la descripción de la molécula de ADN y la secuenciación del genoma humano, lo que se ha resultado en un gran negocio. Según la OCDE, por cada dólar invertido en investigación genómica se obtienen 141 dólares de ganancia. Hoy, se aceptan tres grandes tendencias en este tipo particular de medicina:

1) Relación entre las variables genómicas y el riesgo a padecer determinada enfermedad, 2) Desarrollo de pruebas de diagnóstico genético y 3) Acceso público a información sobre marcadores genéticos asociados a efectos secundarios de medicamentos. Los tres puntos anteriores representan una oportunidad muy interesante para los proveedores del sector salud en México.

Investigación y desarrollo tecnológico: En México, las actividades de innovación en materia de salud no han alcanzado su potencial. Sin embargo, existen opciones interesantes sobre todo mediante esquemas de cooperación Universidad-Empresa; así mismo, se cuenta con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), el cual tiene programas de estímulos para actividades innovadoras. Sin duda, la innovación es un motor fundamental para que la industria crezca y se desarrolle en México.

Nuevos mercados: Las tendencias demográficas y epidemiológicas en México ponen en evidencia algunas tendencias relevantes para las próximas décadas: 1) Personas con enfermedades crónicas, 2) Alta concentración de población en zonas urbanas y 3) Envejecimiento de la población. Además, es posible desarrollar nuevos servicios para segmentos emergentes de nuevos clientes como son: 1) Turismo de salud y 2) Tele-salud. El primero se refiere a pacientes que realizan viajes a México para ser atendidos; esto se relaciona, por ejemplo, con los costos (la atención médica en México ahorra entre 60 a 65 % en comparación con E.U.A.). El segundo punto (tele-salud) se refiere a la práctica médica soportada por medios electrónicos de comunicación. Recientemente en México se aprobó la NOM-024-SSA3-2010 para los expedientes clínicos electrónicos, la cual es indispensable para la plataforma de interoperabilidad para soluciones dónde los médicos puedan ofrecer atención integral durante todas las etapas de tratamiento. Estas áreas resultan interesantes para prestadores de servicios médicos y para empresas dedicadas a sistemas informáticos.

Garantía de calidad: Para poder garantizar que los servicios y productos del sector salud son de calidad se requiere revisar sus procesos mediante certificación. En México, existe una red de esfuerzos en esta materia; sin embargo, hasta 2011 únicamente el 6% de los hospitales públicos y privados tienen certificación por parte del Consejo de Salubridad General y únicamente 38 están acreditados con los estándares de Joint Commission International (JCI). Otro sistema de garantía de la calidad fue elaborado por la Organización Internacional de Normalización (ISO), en particular mediante de la serie 9000 y 15. Por otra parte, actividades para mejorar la calidad de los profesionales de la salud se ha llevado a cabo, principalmente, mediante la Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina (AMFEM), la cual ha desarrollado un trabajo importante en la homologación de programas y avaluación de la calidad de la educación médica. Además los Consejos de Medicina General y los de cada Especialidad verifican competencias de sus médicos a través de programas de educación continua. Aproximadamente, existen 46 consejos de especialidad y 90,000 especialistas certificados.

Gestión del capital humano: En México en 2010, había 2 médicos por cada mil habitantes, cifra muy por debajo de países como Grecia y Austria que, en ese año, reportaban 6.2 y 4.9 médicos por mil habitantes. Es decir, la generación de recursos humanos tiene, todavía, grandes oportunidades de crecimiento.

Estrategia para acceso de medicamentos: Por una parte en el país se requiere que los servicios públicos mejoren la gestión de acuerdos con las farmacéuticas para tener abasto de medicamentos. Pero también se requiere mayor innovación en productos farmacéuticos, así como sistemas que garanticen la calidad y eficiencia de productos genéricos intercambiables.

Sustentabilidad de esquemas de financiamiento: En el país existen tres sistemas básicos de financiamiento: 1) Público, 2) Privado por parte del individuo y 3) Privado mediante aseguradoras. En otros países existen esquemas innovadores, por ejemplo: el Modelo Beveridge que funciona como financiamiento otorgado por el estado a través de impuestos y esquema de prestación de servicios; el modelo Bismarck, en el cual el financiamiento proviene de entidades de seguridad social por medio de cotizaciones de empleados y empleadores y la provisión de servicios es de carácter público y privado. En el país aún existen áreas de oportunidad para innovar en esquemas de financiamiento, sobre todo en innovación tecnológica, procedimientos ambulatorios, prevención en salud y tercerización de servicios.

Una situación interesante, es el creciente uso y aceptación de la medicina alternativa, lo que ha llevado a las autoridades sanitarias a poner en marcha el Centro especializado de Medicina Integrativa perteneciente a la Secretaría de Salud. Asimismo en el sector privado, la Asociación que apoya e impulsa a la Industria de productos naturales es la ANIPIRON, quien tiene integrados a gran parte de los empresarios que se dedican a este sector. Este esfuerzo es relevante ya que aumenta y motiva las opciones de salud en México.

Otras acciones necesarias nos corresponden a cada uno de los mexicanos: hacer ejercicio, alimentarse sanamente, seguir los tratamientos tal y cómo el médico lo recete, mantener condiciones higiénicas en los centros de trabajo, son algunas de las actividades que dan un impulso importante al sector salud y por ende en la calidad de vida de cada persona y a la productividad de los sectores económicos del país.


Deja un comentario

Todos los comentarios pasan por un proceso de validación antes de ser publicados.


Deseo recibir información