Los sistemas de HVAC

Sep-Oct, 2012  |  Especiales

La calidad del aire, la salud y la eficiencia energética

En México, los sistemas de calefacción, ventilación, aire acondicionado y refrigeración (HVAC&R por sus siglas en inglés) se encuentran en franca expansión. Para hablar de la importancia de la calidad del aire, y de los retos que enfrenta el sector, Tu Interfaz de Negocios entrevistó a la licenciada Marisa Jiménez, Presidente para México de la National Air Filtration Association (NAFA) y al ingeniero Sofanor Alarcón, Presidente del capítulo Monterrey de la American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers (ASHRAE).

Este tema cobra gran relevancia para las empresas, pues “el 90% de nuestro tiempo lo pasamos en interiores, con edificios cerrados y poca ventilación natural, por lo que la calidad del aire depende cada vez en mayor medida de los equipos de aire acondicionado que, si no se manejan adecuadamente, pueden generar problemas de salud, ausentismo y baja en la productividad”, señala Marisa Jiménez.

Uno de los grandes retos que enfrentan estos sistemas a nivel mundial es la reducción en el consumo de energía, “los edificios comerciales consumen el 40% de la energía que se produce en el planeta, y de esa, entre el 40 y el 60% la consumen los sistemas de aire acondicionado; la proporción con el gasto de iluminación es de 15 contra 1”, apunta el ingeniero Alarcón.

Así, ambos expertos coinciden en que un aspecto fundamental es la eficiencia en los sistemas de HVAC&R. Más allá de los equipos, la clave está en un correcto funcionamiento. Hay que pensar en el acondicionamiento del aire de manera sistémica, en donde a una finalidad específica se le debe desarrollar un diseño en particular, que incluye elementos pasivos como el aislamiento térmico, la ubicación de los equipos, tomas de aire y otros factores; y elementos activos como la selección de una tecnología y equipo en particular, que sean adecuados para las necesidades planteadas. “En México el diseño se regala, y suele no ser muy bueno, ese es un vicio que tenemos que corregir, pues antes de pensar en un equipo particular, hay que plantear todo el funcionamiento del sistema en su conjunto, incluyendo la ventilación, que es un elemento muy importante”, comenta Sofanor Alarcón.

Otros elementos fundamentales son la instalación de los equipos y la programación de los sistemas. “Actualmente en México tenemos muchos retos en materia de instalación y programación adecuada, principalmente por falta de personal capacitado; siendo el país latino que más equipos de aire acondicionado fabrica y vende a nivel mundial, no tenemos a la fecha una carrera de ingeniería en aire acondicionado y refrigeración; por ello, “muchas veces se venden equipos sobre especificados, con instalaciones muy deficientes, una instalación y programación deficiente provoca que un equipo de alta eficiencia, por diseño de fabricación, aumente de hasta un 80% del consumo de energía con respecto al teórico, a esto se le denomina energía de desperdicio”, abunda el experto.

Por otro lado, está también el uso que las personas hacemos de los sistemas, muchas veces actuamos de manera inadecuada, en invierno queremos tener ambientes con temperaturas altas, mientras que en verano queremos tener interiores con temperaturas bajas, ello representa un costo energético tremendo. Tomando como ejemplo una sala de cine, el aire acondicionado suele estar a tal temperatura, que no crea confort, sino molestia, lo que suprime además la afluencia, pues si en verano las personas visten ropa fresca, dudan antes de entrar a una sala de cine con la temperatura tan baja.

La última parte del sistema es el mantenimiento, que representa, a decir de ambos expertos, la clave para tener buenas condiciones de aire, mejorar la eficiencia, aumentar el tiempo de vida útil de los equipos y abatir la contaminación asociada a fugas de gas refrigerante. Un mantenimiento inadecuado aporta una pérdida de eficiencia del 30%, que se perpetúa a lo largo de todo el tiempo de uso; además, reduce hasta en un tercio el tiempo de vida útil del equipo.

La principal finalidad de estos sistemas es tener una buena calidad del aire, “medida como la satisfacción de al menos el 80% de las personas que ocupan un espacio. Para ello hay que controlar condiciones como temperatura, humedad, distribución y flujo del aire, pero también los contaminantes, tanto químicos como biológicos”, indica la licenciada Jiménez.

“Si bien el principal énfasis en la calidad del aire tiene que ver con la salud de las personas, hay algunas industrias particularmente sensibles, como la de alimentos o la de la salud. ASHRAE tiene guías de calidad del aire interior para diferentes ambientes; algunos países han adoptado estos estándares como ley, para cumplir con ellos hay que tomar también en cuenta la calidad del aire exterior, y así determinar el diseño del sistema; en entornos contaminados se requerirá de más filtros que en lugares con mejores condiciones ambientales”, comparte la experta.



Marisa Jiménez, Presidente para México de la National Air Filtration Association (NAFA).

EL FILTRO, UNA PIEZA CLAVE

“Un filtro sucio aumenta el consumo energético en 15%, y es responsable del 70% de los problemas relacionados al aire acondicionado; la mayoría de los compresores dañados se estropean por no cambiar a tiempo el filtro, cuando se abre un compresor y se escapa el gas hay un alto costo ecológico asociado, asunto que se pudo haber evitado con un adecuado cambio de filtro. Un filtro sucio reduce el flujo de aire que un equipo es capaz de procesar, con lo que hay una disminución de eficiencia, sin contar con los posibles problemas de salud asociados”, agrega Alarcón.

“Hay una gran variedad de filtros que obedecen a aplicaciones diferentes, ninguno sirve para todo pues no es lo mismo un quirófano que una oficina, el asunto está en escoger el mejor filtro para la aplicación en particular, pero sobre todo, instalarlo bien y darle un mantenimiento adecuado. Todo filtro representa una resistencia al paso del aire que se puede medir como caída de presión, tradicionalmente para tener un mejor filtrado se generaba una mayor caída, los filtros de nueva generación van hacia la eficiencia, es decir que permiten una calidad de filtrado elevada, pero con un menor consumo de energía”, puntualiza Marisa Jiménez.



“Tradicionalmente en México los filtros habían sido considerados para proteger al serpentín, y actualmente el enfoque es a mejorar la calidad del aire. Es importante el protocolo de mantenimiento, con cambio de filtros y limpieza de serpentines, que es en donde se generan hongos y bacterias, contaminación biológica que se disemina en tu sistema. Si tienes filtros al día, serpentín limpio y luz ultravioleta, entonces tienes un purificador de aire enorme; esto se complementa con buenas prácticas de manejo de aire, con buenas tasas de circulación para tener un sistema integral” señala la licenciada.



Sofanor Alarcón, Presidente del capítulo Monterrey de la American Society of Heating, Refrigerating and Air Conditioning Engineers (ASHRAE).

CLAVES PARA MÉXICO

El primer gran reto que presenta México es la profesionalización del gremio. Al respecto la ASHRAE capítulo Monterrey ofrece cursos y capacitación práctica para que las personas que se dedican al sector cuenten con entrenamiento práctico. Es muy importante señalar que los afiliados a esa asociación tienen un código de ética, que es no hacer un trabajo para el cual no están capacitados, por lo que sus clientes tienen la seguridad de que estos profesionales les ofrecerán siempre soluciones, y no problemas.

El segundo reto para México es el mantenimiento adecuado de los equipos que ya están instalados. Antes de pensar en un equipo nuevo o en las tecnologías de punta, es fundamental crear la cultura de que, “lo que más nos golpea en la eficiencia no es la construcción en sí, sino la vida en general del edificio, la idea de un edificio verde es a lo largo de toda su vida, más allá de la etapa de construcción, ahí es donde está el compromiso con lo verde, para lo que es necesario el mantenimiento. La regla es arreglar y mantener lo que se tiene, cuando eventualmente sea necesario un cambio de equipo, entonces se busca la mejor tecnología para la aplicación en particular; pero si se tiene un buen mantenimiento, el equipo durará mucho tiempo”, concluye el ingeniero Alarcón.



Por último, ambos expertos coinciden en que las nuevas soluciones no deben ser vistas como “modas”, actualmente hay tecnologías muy buenas, tanto de equipos, como de filtros, pero cada una sirve para aplicaciones y condiciones particulares, cuando sale una nueva tecnología se tiende a pensar que es una solución para absolutamente todo, lo que es un error. Aprender a ver los sistemas de aire acondicionado de manera integral, permitirá tener confort, ambientes sanos e importantes ahorros energéticos, con un verdadero compromiso a largo plazo, que es en donde está en realidad el reto hacia la salud humana y la sustentabilidad.

Páginas relacionadas

www.aireacondicionado-portatil.com
www.aireacondicionadodeventana.com
www.aireacondicionadominisplit.com
www.fanandcoil.com
http://filtrodeaireacondicionado.com


2 comentarios en este artículo

  • Avatar 1
    Arlet M

    01 Nov, 2016 a las 11:24 am

    1

    Hola Me parece un artículo muy interesante pues toca los aspectos más importantes sobre esta temática. Gracias y un saludo!

  • Avatar 1
    Cosmos

    01 Nov, 2016 a las 12:15 pm

    1

    Alert, Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

Deja un comentario

Todos los comentarios pasan por un proceso de validación antes de ser publicados.


Deseo recibir información