Chaleco antibalas con Kevlar®

Fibras sintéticas que blindan vidas

23 Jul, 2013  |  Inversión  |  0 comentarios

La organización DuPont™ Protección Personal, en su compromiso con la seguridad ha innovado científicamente con la creación de prendas de protección que logran un desempeño óptimo, como los productos que proporciona para el blindaje corporal.

Para tal motivo, gracias a la investigación de Stephanie Kwolek, en 1971 la firma obtuvo la patente del poliparafenileno tereftalamida mejor conocido como Kevlar®, una fibra sintética de alta resistencia, color dorado, que puede ser hasta cinco veces más segura que el acero y que en la actualidad es utilizada en la elaboración de chalecos antibalas y blindaje de vehículos.

Tejido que cumple con las condiciones requeridas por la Norma NIJ100.01, misma que exige que los chalecos antibalas soporten el desgaste natural al uso debido a condiciones extremas, consiguiendo mantener cualquier tipo de material balístico en buen estado durante la vida de un artículo antibalas de uso personal.

Enrique Quirarte, gerente de marketing y ventas para México, Centroamérica y el Caribe, del Negocio de Tecnologías de Protección de DuPont™, señala que esta innovadora tecnología tiene la capacidad de absorber la energía y desplazar la presión de objetos letales, sean balas, fragmentos explosivos u objetos punzo-cortantes.

“El concepto del cómo funciona Kevlar® es que se produce como un textil con el cual se fabrican diferentes tipos de telas, se colocan varias capas de tela y eso es una configuración balística o un chaleco antibalas […] Con este material ultrarresistente (cinco veces más fuerte que el acero), se retiene la energía de un proyectil absorbiéndolo y deformándolo por completo”, indicó Quirarte.

Mencionó que han mejorado el producto logrando el Kevlar® XP, con el que se realizan chalecos antibalas que pesan menos de 2 kilos y que protegen contra nivel III-A que son las armas cortas.

“Cuando un proyectil impacta los tejidos de Kevlar® se forman ondas: longitudinal y transversal. Las ondas transversas se propagan en la dirección del proyectil sobre cada capa tejida de Kevlar®. Las ondas longitudinales forman un ‘efecto de cruz’ en dos ejes perpendiculares a partir del punto de impacto. Los ‘puntos cruce’ sucesivos en el tejido dispersan la energía del proyectil sobre la superficie panel, reduciendo el ‘trauma’ del impacto”, agregó el ejecutivo.

Desde el punto de vista orgánico, éste es un material muy resistente que no se descompone, además se usa actualmente en el diseño de artículos espaciales, cascos y frenos de automóviles; en la industria petrolera se ocupa en tuberías y mangueras de transporte de hidrocarburos y de electrónicos que controlan los pozos submarinos sin deteriorarse, al material no le pasa nada a lo largo del tiempo, logrando trabajar incluso en temperaturas de 180°.

Para calibres más altos, lo que se ocupa es el Tensylon™, es decir, placas rígidas de Polietileno de Ultra Alto Peso Molecular (UHMWPE, por sus siglas en inglés), que son polímeros altamente cristalinos, que por su baja densidad, alta resistencia y módulo elástico, se utilizan para reforzar plásticos de materiales compuestos, logrando un elemento muy resistente (10 veces más que el acero), se colocan varias capas hasta lograr una placa rígida para retener proyectiles de armas de grueso calibre.

“Con estos dos productos, hoy DuPont® tiene la oferta más completa desde el punto de vista de protección balística, cubriendo prácticamente todos los rangos de balas desde calibres pequeños disparados por armas, hasta calibres altos disparados por rifles de asalto y armas de mucho más poder”, concluyó Quirarte.


Fuente: Redacción

Etiquetas: 

Deja un comentario

Todos los comentarios pasan por un proceso de validación antes de ser publicados.


Deseo recibir información