Hongos

Científicos de la UVM desarrollan unicel de hongos

22 Jul, 2014  |  Ciencia y tecnología  |  0 comentarios

Se espera que en enero de 2015 se patente el producto para empezar a industrializarlo

La Universidad del Valle de México (UVM) Campus Tuxtla y la empresa Abiosa diseñan y desarrollan prototipos de biomateriales a partir de hongos macromicetos nativos de las regiones del estado de Chiapas como alternativa al uso del poliestireno expandido, mejor conocido como unicel.

El doctor Neín Farrera, líder de la investigación, explicó que en el proyecto se seleccionarán los hongos más parecidos al unicel y se estudiará cómo hacerlos crecer de manera acelerada y darles forma.

"Se van a poner unos moldes para darle la forma que uno quiera, así como el unicel, que se le puede dar la forma para productos o para la industria de la construcción, como el material técnico para evitar que una vivienda se caliente mucho o para hacer que se enfríe el interior de las habitaciones", explicó Farrera.

El proyecto tiene más de un año de vida y en el participa Abiosa, firma dedicada a la biotecnología. También cuentan con financiamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y de la Secretaría de Economía a través del programa Proinnova, un fondo que busca que las empresas desarrollen novedades tecnológicas.

Abiosa ha trabajado en otros proyectos de energía renovable con la UVM, como deshidratadores y secadores solares, calentadores de agua y sistemas de enfriamiento. Por ese motivo la empresa invitó a dicha universidad a participar en la investigación.

A la UVM le corresponde la parte de las "aplicaciones, evaluar cómo funciona el material, la construcción y las tecnologías térmicas", comentó Farrera.

"Hay que aprovechar la riqueza natural que tiene México, en particular Chiapas, y hay que aprovecharlo de forma adecuada. Esto ayudará a que se evite el uso del unicel, que no se degrada fácilmente", añadió el investigador.

Farrera indicó que se espera que el costo del producto sea equivalente al del unicel. "Al principio el precio debe estar igual o un poco más elevado, pero en mediano plazo, estamos hablando de tres años, debe ser menor, porque es un material natural, biodegradable y que no requiere erogaciones elevadas para su fabricación".

Los resultados deben estar listos para diciembre y se espera que en enero de 2015 se patente el producto para empezar a producirlo a escala industrial.


Fuente: Agencias


Deja un comentario

Todos los comentarios pasan por un proceso de validación antes de ser publicados.


Deseo recibir información