El diamante logra purificar el agua

15 Ago, 2014  |  Ciencia y tecnología  |  0 comentarios

Investigadores de la Universidad Iberoamericana de México desarrollaron un proceso electroquímico, donde el uso del diamante eliminaba contaminantes en el agua

Investigadores del Ingeniería y Ciencias Químicas (ICQ) de la Universidad Iberoamericana de México (UIA) desarrollaron un proceso electroquímico, mediante el uso de diamante, que logra limpiar al cien por ciento aguas contaminadas con herbicidas, informó hoy la institución.

El grupo de investigadores, integrado por académicos y alumnos de posgrado del citado departamento, logró biodegradar totalmente el herbicida metil paratión, dejando únicamente como residuos, algunas sales minerales de nitrógeno y fosfato, inocuas y solubles en el agua. Así como una mínima cantidad de dióxido de carbono.

"Toda la degradación se lleva a cabo en los laboratorios de química de la UIA, donde se manejan altas concentraciones de agua residual contaminada, equivalentes a cien miligramos de herbicida por litro de agua", precisó el doctor Rubén Vásquez Medrano, coordinador del proyecto.

El tratamiento del agua se hace dentro de celdas dotadas de electrodos de diamante dopado con boro, donde se efectúa la reacción electroquímica que degrada en su totalidad el herbicida.

Aunque pudiera parecer que el costo del proceso puede ser alto, por emplear diamante en la celda electroquímica, Vásquez aclaró que no es así, pues el cristal precioso sólo se utiliza para crear una pequeña capa, a nivel de micras, en los electrodos fabricados con silicio.

De hecho el tratamiento resulta muy eficiente en materia de consumo energético, al minimizar la electricidad usada se reduce el gasto en pago de kilovatios por hora.

Los investigadores planean escalar el proceso para poder trabajar con metros cúbicos de agua contaminada y patentar la celda electroquímica.


Fuente: EFE


Deja un comentario

Todos los comentarios pasan por un proceso de validación antes de ser publicados.


Deseo recibir información